martes, 17 de mayo de 2011

TEN PIEDAD DE MÍ. (D.R)

Como Bartimeo, que junto al camino
Esperó que pase, Jesús por allí (I)
Le diré confiado, Maestro divino
Alumbra mis ojos, ten piedad de mí.

Tú eres pan del cielo, fuente de la vida
Y la peña herida, que sacia mi sed (ESTRIBILLO)
Tú eres Verbo eterno, digno de confianza
La única esperanza, que puedo tener.

Como el leproso, llegaré humillado
Postrado a las plantas del dulce Rabí (II)
Le diré si quieres, Tú puedes limpiarme
De toda mi lepra, y hacerme feliz.
(ESTRIBILLO)

Tan sólo su manto, tocaré callado
Y sé que virtudes saldrán para mí (IV)
Cuando Él me pregunte ¿Quién me ha tocado?
Le diré postrado, ten piedad de mí.
(ESTRIBILLO)

No hay comentarios: